Cuidado de zonas comunes en verano.

Ahora que se acerca el verano y las altas temperaturas, el uso de las piscinas y los jardines son acciones cotidianas. Para poder disfrutar de estas zonas sin preocupaciones y sacarles el mejor partido, tenemos que considerar una serie de factores que hagan mucho más cómodo y satisfactorio el uso de estos maravillosos espacios. 

En primer lugar el jardín.  Con las altas temperaturas, el riego diario y el abono periódico no pueden faltar para lograr que luzca como una alfombra verde impecable.  Para conseguirlo:

  • Debemos de regar a primera hora de la mañana o al atardecer evitando el riego en las horas centrales del día, para así conseguir que las hojas conserven la mayor cantidad de humedad posible.
  • Es preferible el riego espaciado y profundo frente a los riegos frecuentes y de carácter superficial.
  • El césped debe de mantenerse un poco más largo de lo habitual, para dar protección a las raíces, sin caer en el error de descuidarlo.
  • Retirar las malas hierbas que pueden ser focos de plagas de insectos y actuar ante la aparición de hongos e insectos con el uso de los insecticidas, pesticidas o fungicidas pertinentes.

Ahora que ya tenemos algunas claves para tener un jardín cuidado, agradable y saludable, pasamos a los consejos de las piscinas. Además del mantenimiento del agua de estas infraestructuras, también influyen otros aspectos para hacer que nuestra estancia en estos espacios sea de lo más cómodo y satisfactorio.

  • Es primordial contar con el servicio de un socorrista para poder disfrutar de un baño de la forma más segura y despreocupada.
  • Indicar las normas de uso a los vecinos, como el horario de baño, instrucciones para mejorar y mantener la salubridad como el uso obligatorio de las duchas antes del uso de la piscina.
  • Cuidar que las infraestructuras que rodeen la piscina estén en perfecto estado al igual que los elementos necesarios como salvavidas, flotadores o carteles preventivos entre otros.
  • Mantener el PH de la piscina, para evita irritaciones de la piel y de los ojos.
  • El uso adecuado del cloro para prevenir la aparición de microorganismos. El residual de cloro libre debe de situarse ente 0,5-1,0 ppm en el agua para que desinfecte.
  • Filtrar el agua tras la aplicación de los productos durante unas pocas horas, cepillar las paredes y el fondo y usar los limpiafondos para que los desechos vayan directamente al desagüe sin pasar por el filtro.
  • Limpiar diariamente la superficie y los desechos flotantes como hojas o pequeños insectos con el uso de redes.

Gracias a AG4 Comunidades puedes hacer que tu espacio comunitario sea un lugar de disfrute, relax y diversión sin tener que atender a preocupaciones. Cuenta con nuestros servicios y asesoría para que tu comunidad reluzca este verano.